Volar con nuevas alas

Luis Ramos Cabrero, CEO de Aerocharter, nos invita aprovechar a nuestro favor las medidas que nos ha obligado a adoptar la nueva normalidad para hacer negocios desde una perspectiva diferente.

En la aviación mexicana, al igual que en la aviación mundial, hay algo muy claro: es necesario regresar a los cielos. En enero, nuestra industria de cargo estaba apenas en el proceso de recuperación de tensiones que se vivían entre Estados Unidos y China. Las disrupciones causadas por la COVID-19 en los mercados de carga aérea internacional impactaron negativamente los dos trade lanes que representan el 40% del movimiento de carga global Asia-Norteamérica y Asia-Europa. En nuestro país, el 21% del total de la carga transportada lo mueven las aerolíneas comerciales mexicanas en sus panzas. Hoy en día, las operaciones comerciales se han reducido en más del 85% siguiendo cabalmente las recomendaciones de los organismos mundiales de la salud, así como las de nuestro gobierno federal. La capacidad remanente la han tomado las aerolíneas de carga mexicanas e internacionales. Esta enorme reducción de capacidad se traduce en una interrupción masiva de las cadenas de suministro en productos básicos como comida, medicinas, y equipo de protección personal; pero también implica un incremento desmesurado de las tarifas aéreas en los mercados domésticos e internacionales.

UNA NUEVA MANERA DE VIVIR Y DE TRABAJAR

Por fortuna, no todo es negativo. Esta contingencia tiene un lado positivo: estamos aprendiendo una nueva forma de vida. Soslayando lo primordial, que son las vidas humanas, y el hecho de que el encierro está teniendo ya un impacto psicológico fuerte en la población, lo cierto es que estamos definiendo un nuevo estándar de vida normal. Pasar tiempo en familia, ver los primeros pasos de tu hija primogénita, convivir con los abuelos, jugar juegos de mesa con los hermanos, leer ese libro que recolectaba polvo en la repisa, comenzar una nueva rutina de ejercicio, son algunas cosas que, sin esta contingencia, muchas personas no habrían vivido. Este es tiempo para realmente evaluar lo que nos hace felices, para meditar acerca del sentido de nuestras vidas y para ponerle valor a las cosas.

AEROCHARTER ABRAZA LOS NUEVOS RETOS

Hay muchas empresas, como es el caso de Aerocharter de México, la cual, con más de 45 años en el sector aeronáutico brindando servicios de representación y venta de carga a aerolíneas domésticas y extranjeras, ha logrado implementar nuevas medidas de trabajo; por ejemplo, la del famoso home office. Para diversas áreas de nuestra organización este concepto no comenzó el mes pasado, esta iniciativa ya llevaba años en proceso de implementación y esta contingencia nos permitió extenderla para muchas áreas más.

Hoy en día, Aerocharter se encuentra posicionada como un proveedor de servicios Premium para la industria de la aviación, ofertando una solución integral para nuestros clientes. Nuestras unidades de negocio de carga doméstica, que hemos desarrollado en alianza estratégica con Viva Aerobus, nos permite conectar carga proveniente de cualquier parte del mundo a nuestros destinos domésticos. En el ámbito internacional hemos creado puentes aéreos entre China y México para traer materiales médicos necesarios para combatir esta contingencia.

La oportunidad clave es reconocer el valor del sector logístico y provocar una plática seria donde se evalúe lo mucho que depende la economía mexicana de la industria de la aviación. Es en oportunidades de crisis cuando hay que plantear nuevos paradigmas y cuestionarnos maneras frescas de hacer las cosas.

Deja un comentario