Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las oportunidades de la cadena de suministro aeroespacial en México

Compártenos en redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Por Carlos Robles

Hace un poco más de 10 años, México apareció en el mapa de la manufactura aeroespacial mundial. Llegaron primero al país algunas plantas ensambladoras de OEMs, con el compromiso de desarrollar una cadena de proveduría local. 

El plan y el modelo de desarrollo de cadenas productivas sugería que se irían armando de forma natural: primero con proveedores de nivel 1 y estos mismos desarrollarían a sus provedores de nivel 2 y subsescuentes. Sin embargo, esto no sucedió así, en parte porque los OEMs tuvieron otras prioridades y pusieron el desarrollo de la cadena de proveduría en segundo término. También porque los proveedores de nivel 1 se enfocaron más en ganar transferencias de nuevos números de parte que en desarrollar subproveedores. En consecuencia, el sector se volvió principalmente maquilador. La oportunidad es igual de grande que los huecos que tiene la proveeduría del sector en México. Hoy hacen falta proveedores de materias primas, químicos especializados, hardware certificado, componentes eléctricos y electrónicos, tratamientos químicos y superficiales, inyecciones de plásti- cos, forjas y fundiciones, sólo por mencionar los más obvios. 

SATISFACER LA DEMANDA LOCAL 

Las empresas ya establecidas en México deberían buscar proveeduría local para sus materiales y procesos; es una inversión que tiene retorno al reducir drásticamente los costos y hacer más eficientes lo flujos logísticos. Uno de los retos más grandes está en el lado de los proveedores, los modelos de costeo no son siempre bien entendidos y hacen falta certificaciones. Se deben generar estrategias capaces de casar las necesidades con las oportunidades o con el apetito de los empresarios para iniciar operaciones que satisfagan la demanda global. Es cierto que la coyuntura no es alentadora, pero hay que estar listos para el momento en que la situación mejore. Las empresas que mandan piezas a México deben ver la oportunidad y abrir operaciones locales. Aquí es donde cobran vital importancia asociaciones de negocios como FEMIA o los clústeres estatales, que ya tienen la capacidad de promoción y desarrollo que facilita el arranque de operaciones en territorio nacional, pero que son muy poco utilizados a pesar de su bajo costo. En México no es sencillo iniciar un negocio, pero casi cualquier caso es positivo si ya se tienen contratos para componentes a costos de economías dolarizadas o de la zona euro. 

DIVERSIFICAR LA MANUFACTURA 

También hay una gran oportunidad para empresas de otras industrias. Se tienen capacidades suficientes para diversificar la manufactura de componentes del sector automotriz al aeroespacial, que es de los más lógicos. Hay que entender que el sector aeroespacial es de bajo volumen y alta especialización, y que los ciclos económicos son muy largos. Algo importante para empresas de otros sectores es no buscar un transición total, sino buscar un complemento que permita diversificar sus actividades, utilizar de manera más eficiente sus capacidades y mitigar los riesgos de ciclos comerciales dentro de su sector principal. A los gobiernos estatales y federal también les debería interesar el desarrollo de proveedores aeroespaciales, ya que se generarían empleos bien remunerados. Desafortunadamente no en todos lados se entiende al sector y su potencial, de lo contrario, habría entidades de acompañamiento para arranques y promoción que atraiga capitales y jugadores extranjeros y nacionales. También sería muy importante capitalizar lo que se ha convertido en la feria aeroespacial más grande de América Latina: FAMEX, facilitando y promoviendo la incubación y arranque de negocios. El sector aeroespacial en México no ha dejado de crecer en más de 10 años. El gran reto está en exponenciar ese crecimiento y uno de los factores clave es el desarrollo de proveedores locales. La mano de obra calificada existe, el capital es viable, se tienen identificados los huecos en la cadena y las necesidades, el mercado para lo que se produzca es muy grande, lo que falta es gente que entienda esto y que genere el plan de negocios acertado.

Deja un comentario

Te puede interesar